Las personas experimentamos el mundo como una sucesión de escenas, acciones cortas y secuenciaciones lógicas. Un bebé hambriento reacciona con alegria e impaciencia ante el ruido de cacharros en la cocina. Su representación podría ser cocinar – mesa – plato – comida de mamá. Por eso las rutinas y los rituales familiares son decisivos en los comienzos del desarrollo infantil. Supone una especie de ritmo social en el que el niño se siente seguro al “anticipar” qué va a ocurrir. Podríamos incluso llamarlo un guión social del día a día que se mantiene en los primeros años y que sirve de modelo para lo que va a ocurrir en determinadas situaciones. Poco a poco aceptan variaciones al ir el cerebro desarrollando flexibilidad.

La función ejecutiva es un proceso mental implicado en el control consciente del pensamiento, de la acción y de las emociones, además de permitir adoptar una estrategoa flexible ante tareas nuevas o cambiantes. Los niños gradualmente son capaces de pensar de una forma más flexible y de controlar sus comportamientos, al mismo tiempo que desarrollan la comprensión de la mente.

Hay cuatro componentes en funciones ejecutivas: memoria de trabajo, control inhibitorio, flexibilidad y planificación.

Hoy vamos a ver algunas estrategias para trabajar la planificación, centrándonos en el uso de las secuencias temporales.

Planificación: Se desarrolla en los primeros años de vida. Incrementa de forma progresiva la capacidad de organizarse y planificar con visión de futuro. Este proceso mental implica la habilidad para dirigir y evaluar el comportamiento.

                                               entonces
Si pasa esto                                                                                      ocurre esto

Aliados: agendas de actividades, descomposición en pasos de actividades, anticipaciones, juegos de construcción, secuencias temporales...

Cómo usar las secuencias temporales:
Primero trabajaremos con secuencias muy breves (de tres tarjetas) y actividades muy sencillas, mejor de la vida cotidiana. Poco a poco iremos complicando las actividades que se presentan, con pequeñas historias, e iremos también subiendo el número de tarjetas.




Como base tendremos una plantilla con cuadros numerados: cuadro 1, cuadro 2, cuadro 3, cuando usemos una secuencia temporal de tres tarjetas. O podemos usar primero, luego, después. Cuando el niño domine esta actividad, la plantilla ya no será necesaria, como podemos ver en este vídeo de trabajo con Erik.

Paso 1: lo primero que hacemos es presentar las tarjetas una a una, describimos qué ocurre y ordenamos. Una vez que hemos dado este modelo de trabajo, dificultamos con:

Paso 2: PREGUNTAS. presentamos las tarjetas una a una. Con preguntas dirigidas, nos aseguramos de que el niño comprende qué ocurre en cada tarjeta.
Por ejemplo, en la serie “lavarse los dientes”: ¿quién está en la tarjeta ?, ¿quién se lava los dientes? ¿dónde está?, ¿está en la cocina o está en el baño?, ¿quién ha cogido el cepillo?, ¿qué tiene el niño en la mano?, ¿qué hace con el cepillo de dientes?, etc.
Cada frase o palabra que diga el niño, la refuerzas repitiéndola. Intenta variar las frases para que el niño no las aprenda de forma mecánica.

Paso 3: ORDENA. El niño ordena la secuencia temporal sobre la plantilla.

Paso 4: CUÉNTAME QUÉ PASA. El niño nos narra la historia que ocurre en la secuencia temporal.
Si no puede al principio de forma espontánea, se le va guiando con preguntas .

Más adelante podemos complicar estas actividades, como ya publicamos en esta entrada del blog: secuencias temporales con preguntas dirigidas, aquí un ejemplo:


O incluso descubrir intrusos en secuencias temporales:


(entrada completa, AQUÍ)


En próximas entradas compartiremos materiales para trabajar “qué pasa después”:


Otras entradas en las que hemos tratado funciones ejecutivas y planificación AQUÍ.



1 comments:

Publicar un comentario

Cada palabra tuya y tu presencia son razones que nos animan a continuar. Gracias por estar ahí. ¡Feliz día!

 

Páginas

Blogroll

A Erik le gusta observar. Su mirada abarca el poder de los pequeños detalles. Conversa, juega, interactúa, sonríe, sueña, desea… Es un niño maravilloso que tiene autismo. En nuestra vida con otro ritmo, no sólo hay lucha o terapias, sino la intensidad del movimiento siempre hacia ADELANTE.
Bienvenidos a este espacio para reflexionar y conocer cómo vivimos el autismo con naturalidad.

    Nuestro perfil

    Soy la mamá de Erik, un niño precioso con el que soy feliz cada día. Recojo unas palabras de Goytisolo:

    "... nunca digas no puedo más y aquí me quedo...".

    especiales

    Con portadas de Miguel Gallardo -autor de "María y yo"-. Cuentos, testimonios, reflexiones, ensayos, artículos, fotografías y dibujos que van armando como un puzzle la realidad del autismo. Y literatura de la buena todos los meses en:

    Blogger templates

    El sonido de la hierba al crecer

¡Gracias por acompañarnos!

ir arriba